Locutores: El manejo de las pausas en la locución profesional

Locutores |  La puntuación en un guión comercial nos sirve para añadir significado en más de una forma.

Por ejemplo: La emoción, el Sentido del humor, el Fraseo, la Clarificación, la Marcación de tiempos, Facilitar la lectura.

Muchas personas no prestan demasiada atención a la puntuación y por lo tanto no ven su potencial. Este artículo no pretende ser una clase de gramática ni mucho menos. Pero trataremos algunos puntos clave que te darán una idea de los obstáculos más comunes a los que te puedes enfrentar en la locución comercial y cómo puedes manejarlos.

5 razones por las cuales muchos guiones son “problemáticos”

1. No todos los guiones comerciales son escritos por guionistas profesionales. Algunos ejecutivos, mercadólogos o incluso los mismos dueños de negocio, por diversas razones evitan asesoría profesional en este sentido y plasman sus ideas en papel, cuando en muchas ocasiones no tienen un buen uso del lenguaje.

2. Existen diferencias sustanciales al escribir un texto que será interpretado con la voz y un texto que será leído sólo de forma visual como el periódico local. De hecho, una persona promedio tiende a incluir en una carta o texto, palabras que no usa cotidianamente en su expresión verbal. Por lo que al tratar de interpretarlo en un discurso público o en una cabina de grabación, de entrada enfrentará algunos retos para interpretarlo correctamente. Aquí incluso guionistas profesionales que no están familiarizados con la fluidez de un texto que será interpretado vocalmente pasan por alto estas diferencias.

3. Algunos clientes no leen el guión en voz alta antes de dárselo al locutor, por lo que pasan por alto algunos errores en la redacción.

4. Otros clientes sí leen el guión en voz alta, pero al conocer la intención del texto lo leen de la forma en que desean que se escuche y no como está plasmado en el texto. Esto puede dar como resultado una interminable fila de obstáculos, frases confusas y una prosa sin pausas adecuadas.

5. El otro lado de la moneda es que existen locutores que ignoran por completo las comas y puntuaciones y no las usan a su favor. Hacer o ignorar cada pausa es una decisión que debe tomarse de forma profesional en nuestra industria.

Algunos ejemplos en los que es mejor ignorar las pausas.

• Para protegerse contra robo, siniestros, y desastres naturales, confíe en GNP.
• ¡La venta inicia el 9 de Febrero, a las 9am!
• Llame al “1-800-55-7676″

Algunos ejemplos en los que es mejor cambiar las puntuaciones.

Cuando el voice-over acompaña a una grabación de video, por lo general el lenguaje no es tan descriptivo, ya que ese es el objetivo de las imágenes. En estos casos también es importante seguir el ritmo de la transición de las imágenes, por lo que las pausas son distintas a las de una grabación de sólo audio.

Las 5 montañas más altas del planeta son el Monte Everest, K2, Kangchenjunga, Lhotse y Makalu.

En este caso es labor de dirección indicar que tan largas deberán ser las pausas entre cada uno de los nombres de las montañas (alrededor de 5 segundos). Estas pausas (comas) en la realidad son más bien “puntos y aparte”.

También existen casos en los que es mejor agregar puntuaciones.

Algunos guiones son redactados con frases tan largas que no hay espacios para que el oyente piense, no hay espacios que permitan hacer un énfasis en particular y sobre todo, no hay espacios para que el locutor tome un poco de aire. Las frases demasiado largas ponen en peligro cualquier redacción por muy buena que sea.

Extraoficialmente, encontramos que un guión bien redactado cuenta con pausas entre cada 3 y 5 segundos. Es importante darle tiempo al oyente para que procese la información que está recibiendo. El ritmo y el fraseo deben ser adecuados.

En algunos casos, debes analizar las puntuaciones y tomar una buena decisión al respecto.

¿Cuánto debería durar la pausa en la siguiente frase?

¡Adivina cuál es el descuento que tu concesionario Dodge te ofrece este fin de semana! ¡el 20%!
¡Adivina cuál es el descuento que tu concesionario Dodge te ofrece este fin de semana!… ¡el 20%!
¡Adivina cuál es el descuento que tu concesionario Dodge te ofrece este fin de semana!…. ¡el 20%!

Dependiendo del director obtendrás una respuesta diferente en cuanto a la duración de la pausa. Pero es tu deber tener una idea inicial clara de cuál es la mejor forma de interpretar el guión. Incluso, debes desarrollar un instinto que te indique el por qué cada una de las 3 versiones debería interpretarse de forma diferente.

Por ejemplo:

¡Adivina cuál es el descuento que tu concesionaria Dodge te ofrece este fin de semana! ¡el 20%!
En este caso podría tratarse de un comercial de 30 segundos con gran contenido de texto y donde no hay tiempo que perder.

¡Adivina cuál es el descuento que tu concesionaria Dodge te ofrece este fin de semana!… ¡el 20%!
En este caso el comercial podría tener un efecto especial como trompetilla o tambor antes de mencionar el porcentaje de descuento.

¡Adivina cuál es el descuento que tu concesionaria Dodge te ofrece este fin de semana!…. ¡el 20%!
En este caso podría tratarse de un comercial de T.V. donde es necesario hacer una pausa un poco más larga que permita hacer una transición de imagen antes de mencionar el descuento.

Finalmente, son las pausas sutiles hechas justo en el momento correcto lo que diferencia a un principiante de un verdadero profesional. Se trata de tomar buenas decisiones. Una vez que domines el arte de las pausas poseerás la esencia del timing, el énfasis y el drama.

Fuente: Worldvoicestudio y Locutores Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *