Locutores: Reeducación vocal y cuidados

Locutores | Tanto para el locutor como el cantante, modificar la funcionalidad errónea que lo condujo a la patología, esta dada por la práctica de ejercicios fonatórios, para adquirir mayor resonancia, proyección vocal, dominio de la salida del aire e incremento de resonadores faciales.
La voz cantada, reúne las condiciones necesarias para que la emisión de la voz, sea clara, potente, con amplio dominio de la respiración, para evitar fatiga vocal. La articulación, modulación y manejo del velo del paladar, son aportes efectivos, para que la voz se emita en forma óptima, sin riesgos de esfuerzo vocal. El habla es menos exigida que la voz cantada.
La adaptación de las cualidades de una voz colocada en resonadores faciales, como ocurre en el canto, a la emisión de la voz hablada, es un recurso eficaz para la modificación de hábitos erróneos y esfuerzo glótico durante la fonación. A través de nuestra voz y la palabra manifestamos nuestros pensamientos y dejamos traslucir los aspectos más recónditos de nuestra personalidad Tengamos en cuenta que la prevención de trastornos en la voz, no requiere de grandes esfuerzos, pero si otorga enormes beneficios Objetivos del entrenamiento vocal, respiratorio, fonatorio, manejo de resonadores, Consideremos la importancia que reviste el aprendizaje del manejo de la voz, cuando esta es utilizada en forma profesional. Mas allá de la ocupación/ profesión de la persona, cuando se trata de comunicarse oralmente, en forma exigida, tal el caso de conferencias, seminarios, oratoria, clases frente al alumnado, es fundamental entrenar el órgano fonador, a fin de no agotar con su uso o abuso las características que permiten el ejercicio de la fonación.
Resumiendo, el objetivo principal es:

1) Evitar el esfuerzo vocal.

2) Aprender el manejo respiratorio.

3) Reconocer las condiciones adversas que atentan contra el órgano vocal tal: ruidos de fondo, humo de cigarrillo, ambientes poco ventilados.

4) Tener conocimiento de los limites físicos que impiden una emisión sonora potente y brillante.

5) Conocer las patologías que pueden acaecer en el caso de no adquirir una Técnica vocal, con el riesgo de tener que renunciar a la labor especifica que le compete.

6) Adquirir matices, brillo, mejorar la entonación y el manejo de las puntuaciones.

7) Agilizar el discurso.

8) Adquirir seguridad en la emisión vocal.

9) Liberación de la voz, desbloqueando la inhibición, timidez.

10) Aumento de la autoestima adquiriendo seguridad, y por ultimo “Disfrutar del don de la palabra”

Fuente: Lic. Nora Yelen. MP: 1914 y Locutores Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *